martes, 17 de febrero de 2009

Cinco minutos en un cerro de Villa María del Triunfo


Ya había oscurecido cuando llegamos al AAHH Edén del Manantial de Villa María del Triunfo, por más que nos esforzamos en aparecer como si no fuera culpa nuestra haber llegado tarde por casi dos horas, llegamos cargando la prisa y algo de mala suerte rumbo a este lugar.

Cuando Efraín (amigo desde la época universitaria), responsable del proyecto 5minutos5, me pidió le apoyara en la última proyección de la campaña de VMT pues él debía viajar al interior del país, me imaginaba llegar con las mínimas comodidades, de hecho quería ir directo al lugar, pero había que esperar la camioneta de la municipalidad (institución que trabajó junto a 5minutos5).

Pero ellos llegaron tarde al punto de encuentro y encima una llanta reventó a pocas cuadras del viaje. Había que buscar un llantero porque el Edén del Manantial es una quebrada donde el único camino es una trocha en pendiente ascendente, así que se necesitaba una buena máquina para llegar con toda la carga. Al final subí a la tolva entre sillas y parlantes y demás materiales a usarse en la proyección.

Viajé peor que una res rumbo al matadero, pero no es mi intención quejarme pues sé como se viaja en los pueblos más alejados de las provincias del país, donde lo único que llega es un camión una vez a la semana; ya sé de esos viajes, es una aventura que recomiendo a los que les gusta las emociones fuertes y tengan el físico para soportar horas de horas el maltrato al cuerpo.


Días antes había asistido a la proyección de 5minutos5 en la Plaza de Armas de José Carlos Mariátegui, VMT, pero esta es una zona urbanizada del distrito así que lo interesante era ver lo que pasaría en una las zonas más alejadas como el Edén del Manantial. Lugar donde cada invierno se registra las temperaturas más bajas de Lima, y donde se sufre una humedad que mina los huesos de los que viven allí. Tal vez recuerden que cada año los canales de TV van a este lugar para mostrar las condiciones difíciles de vida, humedad, lluvia, pobreza, falta de postas médicas etc.

Entonces ver la respuesta de este público ante la proyección de cortos cinematográficos, de verdad me interesaba y así salió una breve aventura por la Lima que no aparece en las guías para turistas, y que para suerte de nuestros gobernantes estuvo lejos de los ojos de las comitivas del APEC. Es que hay que mostrar que somos una ciudad donde cada vez hay menos pobreza, y así hacer feliz a nuestro mofletudo presi y al mudito chiclayano.

Mientras vamos llegando al Edén del Manantial la gente nos observa como si fuéramos animales raros. Ver una camioneta del serenazgo por estas zonas llama la atención. Es importante hacer sentir a la gente que el gobierno local sí llega a las zonas más alejadas, que son importantes y que se va a trabajar mano a mano para mejorar la calidad de vida. Eso, imagino yo, lo debe saber muy bien el alcalde.

Al llegar nos recibe el reclamo de las dirigentes del Módulo Comunal, no podemos defraudar la expectativa de las decenas de niños que esperan hace horas, nos dice. Todos se arremolinan a la camioneta. Entonces un gesto de un niño de unos seis años me desarma, se me acerca y me abraza como si supiera que fuera a darle algún regalo. Respondo igual y le digo que hay que ser ordenados y que en 5 minutos empieza la función.

Se dice que todos los días alguien descubre el cine, no sé si esa noche del 28 de enero más de un centenar de niños del Edén del Manantial lo descubrieron en su esplendor, pero tratamos de acercarnos a ello. Sin más preámbulo se proyectó primero algunos cortos animados para niños, luego otros de contenido para un público más joven, y al final uno de los mejores cortos del 2008, Danzak, filmado en otra zona pobre de VMT, Tablada de Turín.

A diferencia de la proyección en la Plaza de Armas de JCM, aquí nadie se fue hasta el final y por el contrario se iban sumando más público que llegaba de trabajar, ya sea luego de una larga caminata de varias cuadras polvorientas desde el último paradero de combis, lo que puede ser más de un kilómetro de caminata hasta la última casa, a riesgo de ser asaltado por alguna pandilla.

Alguien del área de Cultura de la municipalidad me comenta que aquí no llega muy bien la señal de TV, ni pensar en el cable, hay electricidad a medias pero no hay servicio de agua y sólo los que tienen reproductor de DVD pueden ver películas. Trato de comprobar algo de lo que me dice e intento hacer una llamada desde el celular, la señal se corta y es imposible. Hay que buscar cuadras más abajo un teléfono público.

Lo primera idea que tenemos del cine son las imágenes, pero está también todo lo que rodea a una exhibición. Algunos recuerdan su primer acercamiento al cine a través de los llamados cine de barrio, otros lo harán con estas muestras itinerantes como lo hace 5minutos5.

La idea era contar el trabajo detrás de 5minutos5, y hasta dar una mirada pintoresca al asunto, pero al final salió una interesante experiencia sociológica donde una vez más lo que hay detrás de este tipo de proyectos es más interesante que la aparente formalidad; que a manera de ensayo sería decir 5minutos5 busca difundir el cortometraje nacional, a fin de crear un acercamiento positivo con el público de las zonas emergentes. Descentralizando así la propuesta audiovisual como actividad artística y cultural, pero 5minutos5 no pretende ser solamente una proyección sino que busca generar la discusión y la reflexión entorno a los temas tratados en los cortos, historias que hablan de nosotros mismos, de nuestra idiosincrasia, de nuestras virtudes y defectos.

Quedan grabados para la memoria la respuesta de los niños y de los adolescentes, sus risas como respuesta a las escenas de los cortos animados donde la violencia representaba una situación, como si esta fuera lo normal en sus vidas. Queda para la reflexión la sonrisa socarrona de los adultos y adolescentes cuando veían el corto donde se trataba el tema de la viveza criolla, sino eres ‘mosca’ en esta ciudad te comen con zapatos y todo, entendiendo por ‘mosca’ al tipo criollazo, el que se las sabe todas, y que vive en todos nosotros, desde los que habitan lujosos edificios del Golf de San Isidro hasta las chozas del Edén del Manantial.

Como corolario hay que recordar que la Asociación Cultural 5minutos5, tiene como una de sus principales actividades el Festival Itinerante de Cortometrajes que recorre desde el 2005 los conos de Lima. Esto es posible gracias al apoyo del Centro Cultural de España y de diversas instituciones como municipalidades y organizaciones vecinales. En palabras de Efraín 5minutos5 es: “Un honesto interés por difundir el arte audiovisual en sectores donde la actividad cultural propuesta por Lima, no llega”. Pueden buscar más información en www.5minutos5.blogspot.com

Algún despistado puede pensar que detrás hay un interés económico, pero no es así pues hay que buscar el material a proyectar entre los realizadores y pedir su permiso para la exhibición, sin retribuciones económicas de por medio pues al público que se llega no se le puede cobrar nada, pues se recortaría su presupuesto para vivir, ellos no tienen para gastos extras sino para lo elemental como es alimentación y servicios básicos.

Al final me queda una curiosidad, el afán de las personas por llamar a los lugares por lo contrario de lo que es; el Edén del Manantial está lejos de ser ese paraíso terrenal, por el contrario se parece más a un conjunto de cerros de piedras y arena, donde los hombres se resisten a dejarse vencer por el mortal frío del invierno y el calor asfixiante del verano.

sábado, 7 de febrero de 2009

La historia de un chato llamado Tom Cruise que quiso tener algo con una Valquiria



Nunca he comentado una película por escrito. He conocido a algunas personas que ejercen la crítica de cine, algunos me han parecido unos pedantes de primera, otros les gusta descalificar a los que lo hacen y no forman parte de la camarilla pues consideran que esa es una tarea para una elite non plus ultra, otros me han parecido divertidos, pero los mejores son los que no la escriben sino que te la dicen en una cantina o circunstancia parecida.

El 3 de febrero Fox invitó a la prensa al pre estreno de Operación Valquiria. Un amigo involucrado en el negocio del cine me invitó y no podía decir no. Una presentación para poco público, donde no suenan celulares, no se oye el cuchicheo del público y el desagradable sonido de los que van al cine a comer. Una presentación con todas las gollerías que los críticos se ‘merecen’. Aunque en plena exhibición algunos tíos hacían chistes relacionando las escenas del filme con la realidad local, no sé si ese sea un buen síntoma de lo que le va a pasar en la taquilla al filme, en fin quien soy yo para criticar a los críticos. La película se estrena a nivel nacional el 12 de febrero.

Operación Valquiria

Debo decir antes de iniciar este comentario que Operación Valquiria no debe dejarse de ver por los amantes del cine histórico, y por toda clase de público. El filme no es malo (ya con eso es más que suficiente) y es un buen ingreso a nuestra alicaída cartelera; y al público exigente le digo que la vea y luego comente. Para mayores datos el primer minuto condensa lo que va hacer el espíritu de la película.

Operación Valquiria es la reciente película de corte histórico dramático del director Bryan Singer, filme que más allá del nombre mitológico pretende llevarnos al interior de una atmósfera clandestina de complot vivida en Alemania en plena Segunda Guerra Mundial; donde para un grupo de militares contarios al régimen nazi, matar a Hitler se ha convertido en la última esperanza de salvar al país de la destrucción.


Al final este intento es fallido y la historia de la guerra ya la sabemos, pero el filme corre también esa suerte, no es rotundo en su performance por adentrarnos en esta atmósfera de maquinación por un mal llevado protagonismo de Tom Cruise, quien encarna al Coronel Claus von Stauffenberg, oficial alemán que el 20 de Julio de 1944 hace estallar una bomba durante una reunión de oficiales donde se encontraba Hitler, pero finalmente éste no muere.

La película recoge uno de los episodios menos conocidos de la Segunda Guerra Mundial, un atentado contra Hitler organizado dentro del mismo Ejército alemán. Con el desarrollo del filme vemos que la historia cae en lo convencional, pareciera que los productores y el director priorizaron la figura de Cruise sobre el personaje, pues éste no logra convencernos con una interpretación plana que carece de una complejidad emocional que debiera llevar un disidente político que se juega el todo por esta operación; más allá de mostrar una mano amputada y la falta de un ojo, aspectos que tal vez debieron explotarse más.

Tal vez faltó enfatizar el desgaste físico y humano, e incidir más en crear un suspenso más elaborado llevando la tensión entre los personajes al límite, por momentos algunos de ellos pierden el horizonte y pasan de una manera caricaturesca de oficiales superiores a subordinados de un Stauffenberg (Cruise); con el fin de darle el mayor protagonismo a un personaje que se pierde entre interpretaciones estándares de filmes de Holliwood.

Uno de los fuertes del filme que duda cabe es el elenco, destacando las muy buenas interpretaciones de Kenneth Branagh (Mayor General Henning von Tresckow), Bill Nighy (General Friedrich Olbricht), Tom Wilkinson (General Friedrich Fromm), Eddie Izzard (General Erich Fellgiebel); completan el reparto principal David Bamber (Adolf Hitler), Carice van Houten (Nina Von Stauffenberg), Matthias Freihof (Heinrich Himmler), Christopher Karl Hemeyer (Major Bunker).

Otros aspectos rescatables de la película es la puesta en escena, que sin caer en excesos cumple un buen papel. La fotografía cumple también un buen rol, resaltando el rojo en las escenas donde se muestra el esplendor del Tercer Reich (el rojo era el color simbólico del Partido Nazi y representa el básico sentimiento sanguinario de este régimen), así ha dicho el director de fotografía Newton Thomas Rigel. Otro lado que sobresale es la música, aunque algunos toques wagnerianos habrían creado una mejor atmósfera para algunas escenas; pero poner la Cabalgata de las Valquirias donde se ha puesto crea un efecto forzado, más aún con un manejo de cámara manido que hace recordar la escena final Un horizonte muy lejano (1992, Ron Howard), donde Cruise actúa con Nicole Kidman.

Algunos puntos flojos del filme son algunas escenas que caen en lo melodramático, como el fusilamiento del ayudante de Stauffenberg, o la despedida entre éste y su esposa (Carice van Houten), a la que se le da pocas líneas y más parece un papel sin importancia cuando debió explotarse más este personaje para crear más tensión. La historia tampoco toma en cuenta al hermano de Stauffenberg, otro militar que apoyó en la conspiración. Habrá que ver que ha dicho el público alemán sobre esta adaptación, pues ellos han hecho una versión donde tratan de manera distinta la intensidad dramática entre los personajes.

Aunque el guión pretende armar una buena historia al final cae en una sobreexposición del personaje de Cruise, tal vez para que el filme descanse todo el peso en este actor; pero eso funciona mejor en películas como Mision imposible.