jueves, 20 de mayo de 2010

Rompiéndose el ojo en el camal de la belleza

video


Como quien no quiere la cosa estaba yo allí en medio de tanta fémina (así para estar a tono con la redacción de las comisarías), entre estilistas, figuretis y demás fauna del mundo de la estética del mundo de los salones de belleza; todo para celebrar los 30 años de la revista MODAlite.

Revista de origen argentino especializada en el tema de la belleza, rubro que mueve millones de millones en el mundo, sino multipliquen nomás el número de mujeres que gastan en lo más básico, tintes para el cabello, y a esto hay que sumarle lo que consume cada quien según sus recursos económico. Para ello la oferta tiene una infinidad de productos.

Con razón Facundo Ortiz, director comercial y editor internacional de la revista dijo eufórico: “Que viva la peluquería, que viva la peluquería”. Fueron sus palabras al cerrar las presentaciones de la fiesta que se llevó a cabo el lunes 17 de mayo en la discoteca Vocé de Lince.

video

Hay que precisar que la edición nacional de esta revista tiene tres años en el Perú. Como toda fiesta de gremio (entendido como grupo de trabajadores de un sector productivo), esta fue auspiciada por firmas importantes de esta industria, algunas que se me vienen a la mente son LOREAL y REVLON.

Yo estaba allí circunstancialmente, pues no es mi rutina de los lunes ir a las discotecas pero fui llevado de las greñas por mi novia estilista. Ya en el camino era viajar con la cara larga. ¿Qué haría yo en una fiesta de estilistas? Pues ir de fotógrafo de ella, iba ella en plan de lobby socialité.



Había que demostrar lo que uno aprendió en los cursos de fotografía de la universidad. Al principio de mala gana y luego con placer voyeurista al ver tanta modelo ricotota. De lo que pude ver (pues como siempre llegamos tarde) me gustó una modelo de la colección Rock’n’ folk de LOREAL (la chica de la foto).

Una chica alta como una palmera tropical, vestida de estricto negro que hacía más largas sus piernas, que la hacía más evanescente para mis apetitos de ‘camal’ estético. Ella pasó por la pasarela como una abeja ante sus zánganos y obreras. Tenía un peinado abombado que la hacía ver más exótica. Era toda voluptuosidad en sus formas justas. Entonces se me ocurrió darme una vuelta por bastidores pero ya no estaba.




Luego vinieron las presentaciones de un aclamado y querido Nacho del Aguila (allí me enteré que era muy conocido en el mundo de las tijeras en el Perú). En el video pueden ver unos momentos de su presentación. Las palabras del estilista argentino Gustavo Cochet me parecieron más que interesantes, pues además de ser motivacional tenían un punch poderoso de marketing.

Seguí haciendo las fotos y al final se desató la fiesta para la gente de las tijeras y los peines. Barra libre para el vino y música a más no poder. Ya cuando me había picado me pasó lo mismo que cuenta la publicidad de esa cosa frutada Quara (que es cerveza que no la es, no sé qué es).

Post data. Los modelos hombres pasaron sin pena ni gloria, la verdad más de lo primero. Por eso es que estamos lejos del profesionalismo de las pasarelas del primer mundo. Cosas del trópico supongo. La mayoría de las chicas tuvieron un performance aceptable y la animación correcta. Habrá que imaginarse el glamour de las exposiciones más importantes del mundo en este negocio.

Ojalá que luego de tanto floro a la flaca de negro que dejó rojos mis ojos, no me caiga un puñete de mi novia o me haga un corte de cabello que me haga ver más feo de lo que soy.

lunes, 3 de mayo de 2010

Entre el faenón y la poesía



Como me viene pasando en estos últimos días, llego tarde, esta vez al auditorio de Petroperú. Es la noche deL 22 de abril, premiación de los ganadores y finalistas del Premio Copé Internacional 2009; gracias Castañuela por las obras que nunca acaban.

Llego casi corriendo. Me he perdido el discurso de Giovanna Pollarolo, en representación del jurado de poesía (entro a los 5 minutos finales), lástima, me importaba oírla por motivos personales. Continúa Ricardo González Vigil, para representar al jurado de novela. Gonzáles Vigil también llegó tarde a la mesa, y se disculpa por haberse dejado tragar por el tránsito de Castañuela.

Hacía nueve años que no volvía por aquí. De pronto el auditorio me parece pequeño, no lo recordaba así. Hay un lleno de casi el 90%. La gente de siempre supongo, y uno que otro interesado en ver caras nuevas. Recuerdo que fue hace nueve años que empecé aquí mi amistad con mi amiga Ljudevir, en una ceremonia como esta; es raro pues en la universidad nunca cruzamos palabra alguna. ¿Por qué será que pasan así las cosas?

Uno quisiera contar sobre alguna cosa que nos saque del amodorramiento en estas ceremonias académicas o de premiación, pero siempre pasa que vienen algunos discursos cortos y otros largos

Uno va con las ganas de ver algo fuera de lo común y beber unas generosas copas de vino, al final ni lo uno ni lo otro. (Que bonito que es el exabrupto en los textos, diría ahora mi lingüista amiga L).

El amigo ganador de la II Bienal de Novela, Sócrates Zuzunaga, un casi septuagenario hombre, sube al podio y saca unas hojas que amenaza leer, dice luego con voz más que pausada que pensaba escribir sólo algunas líneas para su discurso pero le vino una lluvia de ideas y que tendremos que ‘soportarlo’ (aquí alguno soltó alguna risita solapada sin saber lo que le esperaba).

Entonces se despacha con un largo discurso sobre la historia de su vida y del por qué escribe lo que escribe, y de la historia de su novela. La verdad a mí me gustaría leer ese discurso mas no escucharlo, (DESCARGABLE AHORA EN LA WEB DE PETROPERU) porque el tiempo es corto para vivir y eso de pasarse la vida en el mismo auditorio del faenón aprista como que no va esta noche, como que me acojona respirar el aire sombrío de la mermelada.

Sube luego el amigo Boris Espezúa, ganador de la XIV Bienal de Poesía, dice que será más concreto que su antecesor (alguien del público susurra que debió decir breve, pero yo pienso que tal vez sí quiso decir lo que dijo, ser concretos, ir al grano y no hablar tanta ‘wada’, pero como será la nuez).

Sigue luego el presidente de Petroperú, el tío Luis Revolledo, quien empieza diciendo que Ricardo Gonzáles Vigil le ha aconsejado decir que sólo de por clausurado el evento, pues este se ha extendido demás. Entonces surge de la modorra una risotada (por fin alguien sensato). Mas el tío Revolledo dice un discurso políticamente correcto, breve y laudatorio para los ganadores. Al final las fotos de rigor y aprovechar el tiempo para hacer lobby poético. Hablar con algunos finalistas y uno que otro jurado.

Durante la ceremonia todo era chiste y chiste con el colega de a lado, un antichileno, antisionista, aliancista y antiaprista para rematar. Entre discurso y discurso éste me decía, si no hubiera petroaudios el que hubiese entregado los premios hubiese sido el barbón Gutiérrez, y hubiésemos tenido a la tía Lemaster enseñando las piernotas enfrente, y con el tío Bieto y Rómulo detrás maquinando faenones entre los poetas, que al final son de carne y hueso (o sea corruptibles con una aceitadita). Es que hay que dar gracias de vivir en el Perú, donde sino eres choro, al menos tienes material para ser el mejor comediante de humor negro.

Al final unos jóvenes nos entregan el exabrupto que esperaba, uno grita: “liberen a don Bieto”, lo que desata una pequeña risotada. Es que no hay derecho, como tener encerrado al viejito símbolo de la pendejada criolla y el mejor floro ‘achori lisuriento’.

Días después un amigo me dice, así que te mataste escribiendo para recibir un diploma y tres vasos de gaseosa; entonces me pongo triste como un cojudo. Es que no les había dicho que era uno de los finalistas en poesía. Son cosas que pasan en el trópico.

RESULTADOS DEL PREMIO COPÉ INTERNACIONAL 2009

XIV Bienal de Poesía

Premio Copé Oro
Boris Gilmar Espezua Salmón
Poemario: «Gamaliel y el oráculo del agua»

Premio Copé Plata
Martín Zúñiga Chávez
Poemario: «Pequeño estudio sobre la muerte»

Premio Copé Plata
Carlos Rómulo Baldwin del Castillo
Poemario: «Epitafios»

Premio Copé Bronce
Luis Eduardo García López
Poemario: «La unidad de los contrarios»

Finalistas

Recorriendo el país del Marañón por Fray Lucas
Gavia por Fritz Vargas Sierra
Pasión azul por Castor
Luna en el pueblo por Alguien que anda por allá
El habitante y su sombra por Martin Edecan
1/4 extremidades por Enoc Rojas
Vaivén por Nictálope
Por estas calles de tierra menor por Catulo
Silencio en una isla tropical por E
El oscuro pasajero por Bebito marinerito
Mar de cristal por Lanes
Demonios y maravillas en el país por Paco de María
Viviendo como cuotas vencidas por Fulano de tal
Inclusiones por Triple equis
Enviado desde blackberry por Ketchito
Berlín por Nadja
Mala poesía por Calcantire

Jurado Calificador

Pedro Cateriano Delgado, PETROPERÚ S.A.
Carlos Germán Belli, Academia Peruana de la Lengua
Giovanna Pollarolo, Pontificia Universidad Católica del Perú
Arturo Corcuera Osores, Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Jaime Campodónico, Instituto Nacional de Cultura

II Bienal de Novela

Premio Copé Oro
IVÁN EDILBERTO SÓCRATES ZUZUNAGA HUAITA
Novela: «La noche y sus aullidos»

Finalistas

Ciudad delirio por Francis Macomber
El nido de la tempestad por Emilio José
Romance del loco y la flaca por El vieji
El sitio del Cuzco por Ollanta Mondragón
Mis muertos de Putis por Tayta Yoveraque
Corazón de viento por El Guayacundo
Quejas que me dejas por Alfonso Trece
Secreto de Estado por El ciudadano
La rebelión de los románticos por Carlos Bacquier


Jurado Calificador

Fernando Ampuero, PETROPERÚ S.A.
Edgardo Rivera Martínez, Academia Peruana de la Lengua
Ricardo González Vigil, Pontificia Universidad Católica del Perú
Jorge Valenzuela Garcés, Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Marcel Velázquez, Instituto Nacional de Cultura.