jueves, 7 de enero de 2010

A gozar sabroso con la SUNAT




Uno imagina recibir el año con buenas noticias o al menos sin que lo jodan a uno, pero es inevitable, el Estado se empeña en hacer lo posible para embarrarnos en su fango burocrático. Esta es una desventura entre un contribuyente (misio pero honrado) del Perú y la institución que se encarga de los impuestos del país, la elefantiásica SUNAT.

La historia empieza en abril del 2009. Previa consulta en la misma SUNAT, donde me dan esperanzas de poder cobrar unos impuestos pagados demás hace ya 5 años. Por no saber del tema al principio y mal asesorado después por un amigo contador, deje al olvido este reclamo. Pero la crisis del año pasado nos hizo querer recobrar lo que pensé era en vano pedir, porque mi contador de entonces dijo que por no haber declarado ese año (2004) en vez de devolverme ese dinero me iban a multar, así que mejor olvidar y aprender de los errores y empezar bien desde la primera declaración.

Hasta aquí uno se aburre con estas explicaciones en conceptos del contador (de chistes… así diría Melcochita). El tema es que en abril del 2009 pedí el reintegro de mis pagos en exceso de la renta de cuarta categoría, me hicieron declarar y hacer el trámite. Pasaban los meses y nada de nada. En mis devoluciones posteriores al 2005 esperaba dos y hasta tres meses y cobraba el pago en exceso.

Pero estamos 2010 y no hay respuesta. Me quejé en setiembre a la oficina que dicen protege al contribuyente (de la misma SUNAT, o sea juez y parte, es que ellos están más allá del bien y del mal), defensoría de no sé qué, que en verdad no sirve para nada, al menos a mí no me ha servido. ¿Si no hubiese hecho mi queja entonces me responderán el 2011?

Según esta oficina mi reclamo ya tiene “Resolución de Intendencia”, que dicen salió a fines de noviembre. Pero hasta hoy, enero 2010 no llega a mi casa este documento, tampoco puedo verlo en la web ‘webera’ de la SUNAT.


Pedí una copia de este papel y me dijeron en 5 días hábiles salía y hasta el 4 de enero nada. OJO QUE ESTE PAPEL ES SÓLO UNA RESPUESTA A MI PEDIDO DE ABRIL. Puede ser que no me devuelvan nada y encima me claven una multa de esas que explican los contadores, que me aburre escuchar y no entiendo nada. ¿Quién sabe que irá a pasarme?

Aquí algunas cosas a reflexionar. Uno entiende que los trámites con el Estado demoran un tiempo pero algunos exageran. Ayer una señora de mesa de partes de la oficina de la Av. Benavides 222 me dijo que no estaba el dichoso papel, pero al llamar por teléfono ella misma a la oficina encargada me dijeron desde allí que los llamara por siacaso al día siguiente. La señora de mesa de partes me escribió los anexos donde llamar y agregó por su cuenta esperar 7 días hábiles más. La fecha ya había vencido pero ella me pidió más tiempo. Aquí la reflexión, no sé si por sacarme de encima o qué sé yo, la mentalidad de algunas personas -como esta señora- está parametrada con la burocracia; no dan soluciones sino patean el problema y que lo resuelva cualquiera menos ella.

Una vez me pasó que en la oficina de Higuereta, una señorita no quiso prestarme un lapicero para tomar unas notas cuando me explicaba algo que no entendía bien (por eso el lapicero que justo ese día no llevé conmigo), y el de su mesa que era para el público me dijo no servía; y casi me echó y dijo: “SIGUIENTE”, que afuera en una pizarra había modelos de cómo hacer lo que ella me explicaba, algo así como “Trámites con la SUNAT para dummies”. Al final en la puta pizarra no estaba claro lo que quería. Ojo que también encontré personas empleadas de SUNAT muy amables y expeditivos, en tantos meses de espera.


La verdad que me aburre escribir sobre esto, y supongo que al lector le aburrirá más; pero está que me jode tanta displicencia y hay que desfogar esta rabia aunque nadie lo lea.

Creo que la SUNAT debería ser más rápida ¿cómo? Ya que Alan, alias “Bolón” se llena la boca diciendo que el país esta de la puta madre; instituciones como SUNAT debería contratar las personas que requiera en temporada alta o qué sé yo, y no hacer esperar tantos meses a la gente; y no ser tan “pavo” como dejar que instituciones como el club de fútbol Universitario de Deportes le llegue a deber millones de millones y quedarse como si nada. Soy hincha de la U pero no me jodan, todos debemos ser iguales en derechos y obligaciones.

Otra cosa. El personal debe ser entrenado a explicar las consultas como si lo hicieran pa’ brutos, algunos empleados se imaginan que todos los que van son contadores y hablan en esos términos (por eso pedí el dichoso lapicero).

No sé para que tanta interconectividad y tanto Internet 2.0 si de una oficina le mandan a la otra y así. Porque el usuario debe ir a todos lados y no ellos. Quién me pagará las horas perdidas, el pago de los pasajes, teléfonos y demás yerbas. Quizás al final no me devuelvan mi dinero (MI PUTO DINERO PERO MIO DE MÍ), y mayor será mi desazón.

Otro apunte para la SUNAT. Uno no tiene donde quejarse porque nunca hay una cara responsable. La defensoría esa al final se resume en un teléfono donde nunca responde el encargado (hasta nos ponen el nombre del pata ese en al web), y lo hace un o una empleada que se nota hace lo que puede pero no resuelve nada, porque no tiene capacidad de resolución. Pareciera que la han contratado para escuchar todos los ajos y cebollas de la gente que llama preguntando por su caso. En las ventanillas es igual. Uno va y le responden lo que puedo leer en la web desde mi casa. Entonces para qué sirve ir en persona a una oficina, se supone que debe haber un plus por esto. La culpa no es de los empleados sino del puto sistema. No dar la cara.

En fin. Para terminar algunas fotos de un álbum; cumbia brava de los setenta, disco de vinilo que pedí prestado a mi viejo. Por último un feliz año, es decir, queridos lectores del blog, que son tres o cuatro gatos (ya me acordé de mi amigo cuatrogatos), los mejores deseos para que puedan alcanzar lo que se planteen el 2010, o sea hoy, nos jodimos ya es 2010.

Otra cosa, sigan jodiendo con sus reclamos y no regalen nada a la SUNAT. Reclamen cuando deban hacerlo, infórmense bien y no dejen de declarar y demás yerbas. Y para los señores de la SUNAT, es decir para los jefes de área y los tíos que deciden como el tío Velarde (aunque ya se fue con Carranza igual) (no para los pobres empleados de ventanilla), este 2010 VÁYANSE A LA MIERDA.

Post data. Escribì este post el 4 de enero, pero hoy 7 de enero por fin pude recobrar mi dinero. Pero como despedida la SUNAT me hizo perder 4 horas de mi tiempo peloteàndome desde la oficina de Miraflores a Higuereta de allì a Lima Cercado y otra vez Miraflores; deben haber sido unos 40 km de recorrido; todo por la mala información que dan algunas personas; QUE DEBERÍAN SER MEJOR ENTRENADOS. Ay señor que lejos estamos de ser un país más ejecutivo y sin tanta burocracia. A ver si cambiamos todos en el Perú. Igual no dejen de pagar sus impuestos, y reclamen todo lo que tengan que reclamar a la SUNAT.

1 comentario:

xxichavi dijo...

asi es la burocracia en este pais y no creo k solo en este,no es culpa de los gobernantes sino de las muchas empresas k no capacitan a su personal.

ojala este año tengas mas lectores aunk quiza no te le importe en fin me alegro k se haya resuelto su problema deudar con la sunat y esto me hace recoradar a una portada de condorito de 1990 "despues de un dia de lluvia hoy tenemos un lindo dia soleado"